jueves, 29 de abril de 2010

Abstracción



¿De qué vale ser feliz si no puedes tolerarlo?
O tal vez la felicidad no es para mí.

No hay comentarios: